Meditación Cristiana

La persona que se diga creyente y que lamente un supuesto distanciamiento o ausencia de Dios, desconoce el silencio, como lenguaje abierto a las diversas manifestaciones de la Divinidad.

 La creación, la Sagrada Escritura y el arte sagrado, son realidades mediante las cuales Dios habla para despertar experiencias que van más allá de los sentidos y de la razón.

 

La "M" de la Escuela S.A.L.M.O.S, hace referencia a la Meditación como primer paso en la práctica diaria del itinerante hacia la Contemplación.

La Meditación se centra en un "objeto sagrado": las Escrituras (Lectio Divina - Lectura Divina), en iconos e imágenes (Visio Divina - Mirada Divina) o en la creación (Paseo Meditativo) y se basa en el ejercicio de los sentidos, los sentimientos, la imaginación y la razón, abiertos al entendimiento que conceda el Espíritu Santo.

De allí que es necesario un discurrir mental y afectivo en un contexto espiritual.

 

Quien medita, mantiene protagonismo en el ejercicio meditativo.

Es una práctica que busca el "entendimiento" de lo meditado y que abre la persona del itinerante al siguiente paso: 

el diálogo en la Oración del Corazón.

 

 

  • /index.php/nuestra-practica/oracion-del-corazon
  • /index.php/nuestra-practica/liberacion-abandono