Jesús de Nazaret

Nuestro modelo a seguir es Jesucristo.

Como verdadero hombre debió aprender de su Madre, María de Nazaret, de José y de las tradiciones ascéticas y espirituales del Pueblo de Israel, cuna de grandes místicos, maestros y profetas.

De Él sabemos que frecuentemente se retiraba a un lugar apartado y silencioso, y se postraba, invocaba con amor a su Padre: “¡abbá!”, pasando toda la noche en oración…

Lugar, postura corporal, actitud interior y tiempo generoso, son herencias espirituales de Jesús, que nos indican que Él, como verdadero Dios, es el Camino para encontrarnos con el Padre, cuyo Reino nos habita.

(Icono - Arte bizantino)

(Próximamente en esta página: "Enseñanzas concretas de Jesús, sobre la Oración")

  • /index.php/maestros/maria-de-nazaret